TheAntiEvent 2017, o cómo mejorar como profesional en un fin de semana

Éste es el enésimo artículo que se ha escrito sobre la quinta edición de TheAntiEvent. Lo comencé el lunes tras el evento, y llevo toda la semana intentando terminarlo. Tiene un enfoque muy personal, pero podrás encontrar otras visiones en:

 

Durante este fin de semana (viernes y sábado) ha tenido lugar la quinta edición del evento Open Space más relevante de Euskadi. Se trata del TheAntiEvent.

En los Open Space no hay agenda ni ponentes programados, sino que cada asistente propone tanto charlas para impartir (más o menos preparadas), como charlas que le gustaría recibir. Tras un proceso de votación inicial, se agenda todo el evento, y comienza la magia.

Este año, y aunque todas las charlas suelen girar en torno a la tecnología, se han propuesto cosas más inverosímiles, como charlas sobre el proceso de la madera (desde la tala hasta que llega a la chimenea), o cómo fabricar cerveza casera.

Las principales tecnologías que se han adueñado de las primeras 5 ediciones de el AntiEvent han tenido mucho que ver con la web, y todo aquello que “corre” sobre el navegador: diseño y desarrollo frontend, maquetación web, programación backend, etc. Como bien sabes, mi especialidad es el desarrollo iOS nativo, y podrás pensar que me he sentido un poco como “el bicho raro”. Nada más lejos de la realidad: AntiEvent es un evento en el que todos aprendemos de todos, y donde la tecnología no juega un papel TAN importante.

 

TheAntiEvent: El anti-entorno

Esta quinta edición ha tenido lugar en el AuzoFactory situado en la calle Matiko de Bilbao. En concreto, en las dos últimas plantas. En la planta superior se organizaron tres salas, dos de ellas eran terrazas con vistas muy agradables a la Villa de Bilbao.

desarrollo ios antievent

 

La planta quinta tenía otras dos salas, una de ellas equipada con un proyector.

Aunque el tiempo no acompañó el sábado, la tarde del viernes pudimos disfrutar de las terrazas, donde surgieron conversaciones súper interesantes, no especialmente relacionadas con tecnologías concretas. Allí tuve la ocasión de contar mi visión sobre el proyecto Euskalmoji, dando un enfoque menos técnico, y más de producto. Se creó un gran ambiente, y se generó un caldo de cultivo interesante para este tipo de conversaciones.

 

TheAntiEvent: El anti-programa

Tras la presentación inicial de cada asistente, y después de hacer un par de juegos para romper el hielo, tuvo lugar la votación inicial, y se programaron todas las charlas del primer día. Se hicieron modificaciones sobre la marcha, pero no importó: ése es el espíritu de los Open Space, y del TheAntiEvent en particular. Además, nadie se siente mal si durante una charla la gente se levanta y se mueve a otra sala, o a conversar con cierta persona con quien no tendrá ocasión de hacerlo cara a cara en mucho tiempo.

desarrollo ios antievent

(Yo propuse hablar de mi charla TDD/BDD & Clean Architectures on iOS, que impartí en la última edición de TikiTalka antes de verano, pero no recibió votos)

 

TheAntiEvent: Las anti-charlas

Como puedes ver en la imagen de arriba, se propusieron charlas de todo tipo. Unas fueron más técnicas, otras más de producto, e incluso de gestión y formación de equipos. Pero hubo una sesión que me gustó especialmente, las lightning talks propuestas por Alfredo Fernández. Se organizaron en una de las terrazas de arriba y me parecieron muy apropiadas para gente que, como yo, quizá no esté muy habituada a hablar en público, o sencillamente, no creemos que tenemos algo interesante que contar en 40 minutos o 1 hora.

Aproveché la ocasión para hablar un poco del proyecto Euskalmoji, y sobre cuáles creo que fueron, en mi opinión, los factores que más afectaron a su viralización entre el público de Euskadi. Como ves, un enfoque nada técnico, y sí dirigido hacia factores que afectan al éxito de un producto.

El sábado comenzó Kiko hablando de su experiencia en el side project WindToday.co. Nos contó cómo fue eso de colaborar con una empresa en su desarrollo y puesta en marcha. También cómo iteró sobre el producto varias veces, cómo aprendió nuevas tecnologías en el proceso, etc. Se generó un debate muy interesante en torno a los side projects: ¿cuál debería ser el objetivo?: ¿monetizar?, ¿auto-formarse?, ¿generar currículum para el LinkedIn?. Joseba Legarreta nos contó su experiencia como hacker en Boston. En general, fue de los debates más inspiradores para mi.

Después nos juntamos todos al rededor de Ibon Tolosana, que nos habló de Bitcoins, Blockchain, y Ethereum. Aproveché la ocasión para intentar pillar algún concepto, pues el tema de la criptomoneda y los bitcoins me resulta super complicado de comprender, sobre todo debido a la cantidad de conceptos abstractos que se manejan.

Me uní también a la mesa redonda sobre equipos autogestionados de propuso Xavi de Kaleidos. Fue muy interesante ver cómo los equipos de los anti-asistentes gestionan problemas muy comunes en el día a día del desarrollo de software. Se intentó responder a preguntas como ¿cómo se forma tu equipo? ¿Cómo resolvéis una discrepancia a la hora seleccionar la mejor solución a un problema? ¿hay líderes en los equipos autogestionados? ¿tiene que haberlos? ¿quién revisa el código de quién? ¿quién lo aprueba?, y un largo etc. Como desarrollador software freelance, trabajo a menudo o bien sólo, o bien en equipos conformados por mi cliente y yo mismo. Pero como nunca sabes si el equipo crecerá, ni cuánto crecerá, me llevé bastantes buenas ideas.

La siguiente charla a la que asistí fue a la solicitada por Joseba y Nahikari, e impartida por Txipi, y trató sobre la tecnología, los niños, y la informática “desenchufada”. Como pedagogo, Txipi arrojó mucha luz al debate que se genera en torno a los niños y la tecnología. ¿Es necesario que aprendan robótica desde pequeños, sin ni siquiera entender lo que pasa “por debajo”? Bajo su punto de vista, muchos padres están demasiado preocupados en que sus hijos sean excelentes en temas tecnológicos. En que aprendan mucho y cuanto antes. En “upgradear” a sus hijos, en lugar de preocuparse por que aprendan bien, y tengan una buena base, y crezcan como seres realmente educados y seguros de sí mismos. En su opinión, muchos padres transfieren al colegio demasiada responsabilidad en la educación de sus hijos. Además, nos trajo una serie de proyectos relacionados con la enseñanza de la tecnología a niños, PERO sin utilizar tecnología. Es decir, usando juegos de mesa y lecturas apropiadas para su edad.

Jon Torrado nos contó su experiencia integrando anuncios de terceros en su plataforma Gamers Walk. Un tema muy interesante si quieres monetizar a través de ads, sobre todo cuando tienes una plataforma web con millones de visitas como la suya.

Como ya ocurrió el año pasado, se propuso una kata de código. Una kata es una sesión de trabajo en grupo donde se parte de una pieza de código legacy desarrollada con malas prácticas de programación, y se trata de ir evolucionando hacia una pieza más “clean code”. Eso sí, tras cada evolución no podemos hacer que los tests dejen de pasar. Es una práctica de la ya el año pasado disfruté y aprendí un montón. Se puede decir que marcó un antes y un después en la forma en la que programo. La propuesta de este año vino de la mano de Dani Latorre y Sergio Revilla, y se trataba de “The Gilded Rose“. Me encantan estas sesiones porque tienen un alto valor pedagógico. Además, como freelance, habitualmente trabajo sólo y tengo que enfrentarme a pequeños refactors de código sin contar con ayuda de nadie. En estas sesiones me doy cuenta de que las típicas dudas más absurdas, también las tiene más gente y no sólo tú 🙂

 

TheAntiEvent: Los anti-organizadores y los anti-asistentes

No puedo terminar este post sin mencionar a la precursora del evento, Naiara Abaroa, ni a los co-organizadores (por cierto, cada año son más :)), Jon Torrado y Cata. Y es que cada año se superan, y han conseguido hacer que el AntiEvent, un Open Space familiar para las gentes de Bilbao, se convierta en mainstream, y que acudan desarrolladores top de la comunidad, de todas partes de la península.

Pequeño detalle pero no por ello poco importante: ¡había fruta fresca y agua!, y no sólo cerveza y snacks, que suele ser habitual en este tipo de eventos. ¡UN DIEZ A LA ORGANIZACIÓN!

Fue un placer desvirtualizar a un montón de anti-asistentes a los que ya seguía en Twitter, y corroborar que son muy auténticos: Mikel Torres, Kiko, Cristina Fernández, y todos los demás. Además, por fin puse cara a la lista de reproducción de Spotify “Work Relax“, de Elena Torró. 100% recomendable si aún no la sigues.

Me llevo la sensación de que existe un grupo de personas geniales que se enseñan, se aprenden, y se cuidan entre ellas. Espero veros pronto a todas.

Y lo dije nada más acabar el evento, y fueron palabras muy sinceras: Cada anti event me upgradea como programador y como profesional.

Ojalá esto nunca pare.

 

1Comment
  • Jorge González
    Posted at 11:41h, 17 September Reply

    Desde luego fue un eventazo. Para mí desmonta la frase de que “hoy en día todo lo puedes aprender por internet”. Incluso las personas más tecnológicas necesitamos juntarnos físicamente, compartir, debatir, preguntarnos y experimentar en común. Larga vida al Anti-Event y un gran abrazo a anti-asistentes y anti-organizadores!

Deja un comentario